Teléfono

984 066 921

Email

pleya@pleya.es

Los dueños de locales donde la música es una de sus herramientas de trabajo, suelen encontrar a menudo problemas con los vecinos por el volumen del sonido. Lo ideal es respetar la legalidad y evitar molestias realizando obras de aislamiento acústico pero esto es algo que no siempre es posible. ¿Qué hacer en estos casos?. La solución suele ser instalar limitadores acústicos manteniendo siempre la máxima calidad del sonido pero atenuándolo para no incomodar ni infringir la normativa municipal.

¿Qué es la presión acústica y cómo la controla un limitador?

La presión acústica o sonora se mide en Pascales con un micrófono. Es la desviación local provocada en el ambiente por una onda de sonido. El limitador acústico permite controlar ese nivel de presión que generan los equipos de música restringiendo todo el espectro del audio. Es muy importante que el limitador sea instalado por profesionales que mantengan las óptimas cualidades de la música, es decir, el control de la potencia musical no tiene porqué interferir en su calidad.

Es necesario diferenciar entre limitador y compresor acústico. El compresor puede tener un efecto de procesamiento gradual, facilitando poco a poco la reducción de la ganancia. En cambio, los limitadores funcionan aplastando una señal de audio tan pronto como pasa el umbral de control de volumen absoluto. El uso del limitador te asegura, por tanto, no traspasar en ningún caso el nivel máximo que la legalidad permite.

¿Quién necesita un limitador acústico?

Por lo general son locales de ocio tales como bares, restaurantes, salas de conciertos, discotecas o pubs los negocios que más a menudo necesitan un limitador. También son utilizados por gimnasios, academias de baile y canto y todo tipo de locales donde la música juegue un papel fundamental. El limitador de sonido puede ser un acompañamiento ideal para complementar el aislamiento acústico. En el caso en el que no se puedan acometer obras, sería el instrumento principal para evitar problemas y denuncias. Otros de los clientes más habituales son los propios Ayuntamientos que necesitan controlar la emisión de ruidos.

¿Cómo elijo mi limitador acústico?

El limitador o controlador de sonido no deja de ser un procesador de audio, de hardware o software, que se intercala en la cadena de reproducción musical y evita que la señal aumente de volumen por encima de un nivel establecido. Actualmente en el mercado existen diferentes clases de limitadores por lo que confiar en expertos para que nos asesoren e instalen el limitador es lo más inteligente. Los profesionales no solo podrán recomendarnos marcas y fabricantes. Podrán hacer los ajustes necesarios para evitar efectos de «siseo», altibajos y distorsiones y garantizar que tu música siga escuchándose en perfectas condiciones.

En Pleya somos especialistas en proporcionar e instalar limitadores acústicos. Si necesitas uno, lo mejor es que nos comentes tu caso para dar con el limitador más adecuado a tu actividad, ajustarlo acorde a la normativa y que tus clientes disfruten de la música sin generar ningún tipo de problema.